Civis Global concluye la rehabilitación del Puente de la Barca, en Pontevedra

Vista nocturna actual del Puente de la Barca, que atraviesa el río Lérez y comunica Pontevedra con Poio.
Vista nocturna actual del Puente de la Barca, que atraviesa el río Lérez y comunica Pontevedra con Poio.

Vista nocturna actual del Puente de la Barca, que atraviesa el río Lérez y comunica Pontevedra con Poio.

4.06.2019

La empresa constructora viguesa Civis Global ha finalizado la última fase de desarrollo de las obras de rehabilitación del Puente de la Barca en Pontevedra, que han consistido en la dotación de una nueva cubierta y otras mejoras para el tráfico de peatones, permitiendo ya el tráfico de vehículos y peatones.

La infraestructura atraviesa el río Lérez y forma parte de la carretera PO-531 que une Pontevedra con el ayuntamiento limítrofe de Poio. Además del tráfico de vehículos sobre todo a la zona de playas, el puente es una vía peatonal muy utilizada por los ciudadanos de ambas márgenes como acceso a sus zonas de residencia y áreas comerciales.

Las obras iniciadas durante los meses de verano de 2018 han servido para instalar la nueva marquesina en sustitución de la actual que data de hace 25 años, dando mejor cobertura a los peatones en una zona abierta sobre el río que ha sufrido diversos desperfectos en estos años, a causa de su constante exposición a los fenómenos climatológicos.

La marquesina instalada está realizada en madera estructural, sobre una longitud total de unos 450 metros de aceras, recubierta de aluminio anodizado para asegurar su durabilidad. El diseño de este nuevo elemento pretende además minimizar su impacto visual sobre una infraestructura muy visible desde toda la zona que bordea el río Lérez.

Otro aspecto de destacado de la obra es la iluminación final, que se realiza con tecnología led para la zona de peatones así como un sistema de proyectores led para realzar el arco central de la estructura de soporte del puente.

La obra ha incluido además la rehabilitación de la estructura de soporte del puente, con labores de limpieza y saneamiento e inyecciones puntuales de hormigón para reparar algunas zonas.

El plan de trabajo para las obras de rehabilitación ha permitido minimizar la incidencia en el tráfico de vehículos y peatones, alternando las actuaciones en uno u otro margen del puente dejando siempre libre para el tráfico un carril o acera.

pontedabarca_d_web

Durante el desarrollo de los trabajos, toda la extensión del puente ha estado cubierta por un andamiaje específico que ha servido como soporte visual y decorativo, simulando gráficamente la forma de un puente que forma parte del imaginario pontevedrés desde el siglo XIX.
El Puente de la Barca fue construido en 1871. En ese momento era parcialmente levadizo para permitir el paso de barcos de vela hacia el puerto del Burgo. En 1905 fue remozado y convertido en un puente de estructura metálica, que se mantuvo hasta 1950 época en que se remodeló para rehacerlo con el hormigón y el acero hasta la actualidad. Desde los años 1989 tuvo sucesivas reformas de ampliación sobre todo a raíz de la construcción de la autopista AP-9.